Terapia natural para la anemia

Somos muchas mujeres las que, por una cosa u por la otra vivimos con la anemia a cuestas o bien andamos a las puertas de la anemia sin darnos cuenta. Esta puede ser debido a muchas causas, por ejemplo una dieta pobre en hierro, una mala metabolización del mineral o bien un efecto secundario de una menorragia (regla abundante).

Si tu anemia es un efecto secundario de una menorragia te recomiendo primeramente que descartes enfermedades y trastornos que la puedan estar causando como endometriosis, miomas, infecciones o cáncer de ovarios o útero o enfermedades endocrinas. Recuerda también que algunos medicamentos anticoagulantes y antiinflamatorios y los anticonceptivos pueden causar menorragia.

Si ya lo descartaste y tu útero sigue sangrando exageradamente cada mes te animo a que observes la emoción que está ligada a la menorragia, que es el conflicto por perdida y debilidad. Es decir, una dificultad para cerrar un ciclo o desprenderse de algo y una dificultad en manifestar la creatividad.

Sea como sea, es importante que revises tu alimentación e incluyas alimentos ricos en hierro  tu dieta como por ejemplo: verduras frescas en especial champiñones, escarola, lechuga, nabo, remolacha, espinacas y puerro. Las algas como la kombu, wakame, nori, hiziki, arame, dulse o espirulina serán un excelente complemento y te aportarán grandes cantidades de hierro en los momentos en que más débil te encuentres. No te olvides de mezclarlas con vitamina C, por ejemplo a partir de zumo de limón para lograr una mejor absorción del mineral.

A parte de tomar una dieta rica en hierro o suplementos que te ayuden a reconstituir durante la etapa de la menstruación, existe una terapia natural, que fue desarrollada por un religioso y médico naturista del siglo XIX llamado Sebastián Kneipp.

A Sebastián Kneipp se lo conoce como el padre de la hidroterapia (teapia a través del agua) y como el creador de la balneoterapia, tan extendida hoy en día. Creó un método holístico de sanación basado en 5 pilares se apoyan y complementan entre sí con el objetivo es el de armonizar y estabilizar las funciones básicas del cuerpo, como la respiración, la circulación sanguínea, el mantenimiento de la temperatura corporal, el metabolismo, la digestión, el sistema nervioso y el endocrino. También la activación del sistema inmune, logrando así el fortalecimiento y el mantenimiento de un cuerpo sano y fuerte tanto a nivel físico como en cuanto al anímico.

La cura para la anemia desarrollada por Kneipp se denomina BAÑO DE AIRE y se trata de exponer partes del cuerpo o el cuerpo entero desnudo a un baño de aire. Tan fácil como caminar desnuda o con ropas muy ligeras por el exterior o en una habitación con las ventanas abiertas.

La duración de esta técnica depende de la temperatura del aire y de la corriente, aunque no necesariamente hay que interrumpirlo al empezar a tiritar suavemente. La temperatura ideal es de entre 4 y 18ºC.

Practicar esta terapia al menos 15 días durante el invierno te ayudará a metabolizar mejor el hierro y a fortalecer tu sistema inmunitario y nervioso, aportándote además relajación.



Si necesitas más información o quieres iniciar una terapia conmigo no dudes en contactarme aquí
¡Te deseo un feliz día!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario