,

Brotando en la Primavera

EJERCICIO DE ALINIACIÓN CON LA ENERGÍA DE PRIMAVERA

Este ejercicio se puede realizar al inicio de la Primavera como celebración y aliniación del bioritmo fisiológico con la energía de la naturaleza y se puede repetir durante toda la estación primaveral.

Cierra los ojos y respira profundamente varias veces. Relaja el cuerpo, los hombros, suéltate… (pequeña pausa) Con cada inhalación, inspira el aire frío, renovador, y llénate con él. Con cada exhalación, suelta tensiones, suelta las preocupaciones… Inspira y expira… suavemente… y permítete SER ahora, en este momento, notando tu presencia, tu luz, tu energía…

Abre los ojos imaginariamente. Al abrirlos, te das cuenta de que te encuentras en medio de un paisaje primaveral. Estas en un césped, y cuando alzas la vista observas a tu alrededor preciosos árboles florecidos, un cielo espléndidamente azul… El calor del Sol acaricia tu cara. Sonríes. (pausa)

Sigues observando a tu alrededor y ves las pequeñas flores recién nacidas del suelo, percibes el movimiento de los animales, empezando a despertar del frío invierno que acaba de pasar …. Escuchas los pájaros cantar, con su sonido relajante… y respiras el olor de bienestar, de frescura, de Sol, de polen y de miel…

Disfrutas de esta energía de nacimiento y de inicio… de primavera. (pausa larga)

De repente tomas conciencia de que tienes unas raíces, que están ancladas en la Tierra, hundidas en lo más profundo de la Madre Tierra, que te alimenta con su calor y también con sus nutrientes… Percibes el despertar de la Tierra, notas una especie de vibración, de movimiento que lo tambalea todo, que te hace tambalear también a ti. Sientes en todo tu interior, toda su fuerza, su impulso, su despertar, el TU despertar…

Te fijas en tu sangre, tu savia, observas su movimiento, su ebullición… Nutrida por la tierra es el impulso que te hace renacer.

Te fijas que tienes muchas manos, que son ramas… y observas cómo de estas manos brotan pequeñas yemas, despacio y dulcemente… Las observas una a una, son tus proyectos, tus intenciones, tus ideas, pensamientos y decisiones, que van brotando lentamente de tus ramas… Sientes la fuerza de la que dispones para impulsar todo, cada nuevo vástago a su velocidad correcta y más adecuada.

Y te observas brotando … observas cada idea, cada proyecto, dándole fuerza, forma y amor… (pausa)

Y en medio del olor primaveral, observas como de tus brotes salen preciosas flores, que van naciendo poco a poco. Observas su tamaño, su color, hueles su aroma… Con cada flor que se abre, disfrutas más y más de todo lo que sale de ti, te deleitas más y más con tu poder renacedor… (pausa larga)

Poco a poco te observas con más flores, las ramas llenas de flores, llenas de ideas, proyectos y sueños que han gestado en ti durante el invierno, ahora brotando con plena fuerza y energía…

Sonríe! Eres Primavera! Disfruta-te! (pausa corta)

Cuando estés preparado/a haz algunas respiraciones profundas y sin dejar de sonreír, empieza a mover las ramas, los dedos de las manos, los pies y los dedos de los pies, el tronco, la cabeza… y cuando lo sientas, abre los ojos.

Feliz primavera!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario