,

Conociendo el ciclo menstrual – PARTE II

Si te has propuesto empezar a reconocer y aliniarte con tu ciclo ovárico te recomiendo que empieces por distinguir en ti los cambios de tu naturaleza cíclica. Puede que experimentes con más fuerza algunos y otros ni siguiera los experimentes. Lo importante es que identifiques bien tus variaciones y ritmos personales. Existen 4 fases por las que pasas cada mes. Cada una de ellas trae consigo una energía distinta que se asemeja a las fases lunares y también a las estaciones anuales. Fase menstrual. Luna nueva. Invierno. Tiempo de reposo, descanso e introspección. Fase preovulatoria. Luna creciente. Primavera. Renacimiento y actividad. Fase ovulatoria. Luna llena. Verano. Tiempo de plenitud. Fase premenstrual. Luna menguante. Otoño. Empieza el descenso y las hojas caen para convertirse en el alimento de la próxima primavera. Ten en cuenta que en un ciclo de duración media de 28 días la duración de cada fase sería aproximadamente de siete días, pudiendo variar en función de tu personalidad y hábitos. Incluso es possible que hayas desarrollado mucho alguna o algunas fases y otras ni siqueras las reconozcas en ti. De lo que se trata es de que las reconozcas todas, aunque con algunas te sientas más identificada que con otras, todas son aspectos de tu potencial. La fase menstrual es fácil de reconocer debido al sangrado, aunque su energía puede que comience unos días antes o unos días después del mismo. Estos días se caracterizan por un cansancio que inunda cuerpo y mente, a la vez que facilita la claridad de pensamiento y la intuïción. El hemisferio derecho está en pleno funcionamiento y esto hace que puedas percibir la realidad como un todo interelacionado y completo. Quizá te resulte difícil expresar lo que sientes pero seguro que eres capaz de sentirlo como nunca. Esto te facilitará la toma de decisiones.Ten en cuenta que mucha energía está saliendo de tu cuerpo junto con sangre y cantidad de nutrientes que has creado en tu útero para hacer crecer un bebé. Lo normal es que te sientas cansada y que no tengas muchas ganas de relacionarte con nadie. Pasados unos días del sangrado menstual, comenzarás a notar que tu cuerpo tiene más energía, está más fuerte y más ágil. Es muy probable que notes también los cambios en tu mente: el humor habrá cambiado notablemente y tus capacidades organizativa y resulutiva se habrán incrementado considerablemente. Habrás entrado en tu fase preovulatoria, un esado mental y energético que durará aproximadamente siete días más y durante el que podrás aprovechar para dinamizar proyectos, materializar decisiones o estudiar, pues tu mente habrá pasado su actividad al hemisferio izquierdo, facilitándote la comprensión lógica y analítica. El diniamismo acelerado empezará a disminuir con la entrada de la ovulación. Aunque hay algunas mujeres a las que les cuesta distinguir esta fase, algunas experimentan fuertes cambios en su forma de comportarse y de relacionarse con los demás, incluso en el ámbito sexual. Es possible que experimentes deseos de salir, de relacionarte abiertamente, de conocer gente… Puede que sientas también atracción sexual por más personas (esto se debe a que estás ovulando, es decir, que tu cuerpo está física y hormonalmente esperando a ser fecundado) y ellas también se sientan atraídas por ti. Es probable que durante los siete días aproximadamente que dura esta fase tengas dificultad para decir «no», te sientas más servicial, incluso notes habilidades especiales para mediar en los conflictos. Pasado este estado (y siempre que no haya habido embarazo) es muy provable, y aquí sí hay muchas mujeres que experimentan este cambio, que notes como tus niveles de energía y entusiasmo disminuyen para dejar paso a sensaciones más profundas, que pueden ir acompañadas de tristeza, melancolía, enfado, rabia o frustración. Tu hemisferio derecho empieza a activarse de nuevo. Es también muy possible que pases de una emoción a otra casi sin darte cuenta y que tengas dificulltades para ser consciente de ellas en el momento en que estan sucediendo en tu cuerpo. Es la fase premenstrual, una fase de cambio hacia la introspección, hacia el interior, hacia el descanso y la observación. Seguramente si eres de las que les cuesta detenerse e ir hacia dentro, experimentes algunos de los trastornos del síndrome premenstrual (SPM). Si te apetece puedes encontrar más información para reconocer tus fases en: – Luna roja. Miranda Gray. – Las 4 fases de la luna roja. Miranda Gray. – Viaje al ciclo menstrual. Anna Salvia. Si te apetece puedes leer también la primera parte de este artículo: Conociendo el ciclo menstrual – PARTE I
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] por tu gran trabajo!Más información sobre ciclos femeninos:Conociendo el ciclo menstrual parte IConociendo el ciclo menstrual parte IISi deseas un asesoramiento personalizado no dudes en contactar […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario